Transformación para GLP

¿Qué es el GLP?

Las siglas GLP son de “Gas Licuado del Petróleo” y es el carburante alternativo más utilizado a nivel mundial. Es una mezcla compuesta principalmente de propano y butano. Su uso en automoción data desde hace muchos años, pero fué la crisis del petróleo de los años 70 hizo que el GLP se empezase a considerar como un carburante alternativo a los tradicionales debido a su bajo precio.

Actualmente existen más de 15 millones de vehículos utilizando GLP, de los cuales más de 8 millones circulan en países de la Unión Europea. Una cifra que aumenta día a día.

¿Cómo se utiliza?

el GLP tiene un depósito independiente que se “suma” al depósito actual de gasolina, pudiéndose conducir indistintamente en modo gasolina o GLP, sin tener que parar el coche y mediante el simple accionamiento de un botón instalado a mano del conductor.

En cualquier caso, el coche nunca se quedará parado, ni por falta de GLP ni por el improbable caso de que el sistema de cambio de combustible falle, ya que el coche seguiría funcionando con el motor y combustible original.

¿Por qué he de transformar mi vehículo para usar GLP?

  • Por el ahorro que supone. Actualmente el litro de GLP cuesta 0’76€/l (01-09/2012), la mitad aproximadamente que la gasolina (1,45 €/l)
  • Porque es más respetuoso con el medio ambiente que otros carburantes ya que reduce las emisiones de CO2 y de GHG del vehículo.
  • Porque su utilización alarga la vida del motor al ser un compuesto con menor carbonilla. Así mismo, reduce los ruidos, las vibraciones del motor y hace que los cambios de aceite sean más largos, ahorrando en mantenimiento.
  • Porque las previsiones a largo plazo hablan de un excedente de producto, por lo tanto el diferencial con respecto a los combustibles tradicionales deberá al menos mantenerse.
  • Porque no depende exclusivamente del refino, sino que más del 65% proviene directamente de la tierra como el gas natural.
  • Porque está considerado un carburante alternativo y por lo tanto con fiscalidad reducida hasta el 2023.
  • Porque cada vez son más los ayuntamientos que toman medidas en contra de los vehículos que consumen carburantes tradicionales y por lo tanto favorecen a los que utilizan carburantes alternativos como es el GLP (Hora reducida o exenta, posibilidad de circular por centros históricos prohibidos para el resto, Impuesto de Circulación reducido, etc.)

Me interesa pero, ¿es complejo adaptar mi vehículo?

Si cumple con los requisitos técnicos, la adaptación suele ser sencilla (aunque varía según el modelo y por tanto se hace con un presupuesto individualizado por cada cliente), siendo normalmente la instalación del depósito alternativo para GLP (que suele ir en el hueco de la rueda de repuesto aunque si no se puede colocar en el maletero), un evaporizador, una sencilla red de tuberías y el dispositivo de inyección con su unidad electrónica de control.  De ésta forma el vehículo pasa a ser bi-fuel y a tener una mayor autonomía, pues podrá llevar lleno el depósito de gasolina y paralelamente el de GLP.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR

Encuéntranos en Google+.